Una alta dosis de libertad te mataría, pero no ser libre en absoluto también

Estaba yo el otro día con un colega rodando por las dehesas de Huelva, solitario en mis pensamientos, canturreando algún clásico del rock de vez en cuando y sintiéndome libre como un pajarillo que vuela por el campo.

Quizá sea un falsa sensación de libertad, pues para poder disfrutar unas horas en el idílico paisaje he tenido que trabajar mucho y muy duro para comprar la moto, echar gasolina, tener días libres…

De hecho creo que la libertad plena y absoluta no existe. Es una utopía que nunca alcanzaremos. Una ilusión pasajera. Nos sentimos libres cuando buscamos esa libertad, y en el camino vamos avanzando hacia lo inalcanzable.

Eso es básicamente lo que supone montar en moto.

See you on the Road!