Nos hemos caído de la moto. Todos y cada uno de nosotros. El mundo se ha parado… ¿y ahora qué?

Fui uno de los idiotas que hacía bromas sobre el COVID-19, supongo que como siempre hago el gilipollas ya no me extraña ni a mi. Pero es que la ignorancia es atrevida, y el lavado de cerebro al que fuimos sometidos nos hizo no darnos cuenta de las dimensiones de esto. Seguro que ahora lo vemos con una mejor perspectiva.

Espero que todos estéis bien, aunque en muchos casos sé que no lo estáis. Mucha muerte y sufrimiento. Demasiados planes truncados. Demasiada incertidumbre. Es momento de sobrevivir.

Comparo la situación actual a una caída en moto. Te haces daño, sobre todo en el orgullo. Puedes morir, puedes terminar verdaderamente jodido y con secuelas de por vida. Pero independientemente de la situación en la que acabemos, intentaremos levantarnos.

He llegado a estar en casa curándome de mis heridas, con nervios en el estómago tras haber visto la muerte de cerca. Entonces la sensación de volver a la moto es trágica, contradictoria. Sabes que quieres, pero existe algo de temor. Al final, siempre volvemos a la carretera.

MotoBoar ha cerrado… por ahora

Es una hibernación para asegurarnos de poder volver en las mejores condiciones. Nuestros proyectos se han truncado también, al igual que los tuyos. Pero sabemos que volveremos pronto

En cuanto podamos volveremos a la carretera. Reanudaremos nuestra producción, reabriremos la tienda online, volveremos a grabar vídeos y os traeremos la mejor Filosofía Motera.

Moto Lovin’ People