No sabría bien cómo explicarlo… pero me pasa desde niño. Es una sensación de que algo muy bueno va a pasar y no puedo esperar a que suceda

Es así como nos sentimos muchos cuando sabemos que se espera un día grande en moto

Porque seamos sinceros, con el precio de las motos, el riesgo, la desaprobación social y la DGT solo quienes estamos enganchados a esto, seguimos

Es como una droga que nos hace no pensar. Desconectamos el cerebro, no siempre somos conscientes de las consecuencias, pero vivimos la vida a tope

Dentro del mundo de la moto he conocido a criminales y asesinos; a trabajadores y filántropos; a putas y a recatadas; a machotes y a maricones… pero todos tenemos algo en común, ese sentimiento

Esa sensación, ese algo indescriptible que solo un motero entiende cuando lee mis palabras, y no por bien escritas, sino por haber vivido ese instante infinito sentado sobre un motor

See You on the Road!