Estamos viviendo una época en la que las motos cada vez tienen más potencia, se están volviendo incontrolables…

Image

Tengo la gran suerte de ser invitado a eventos moteros en muchas ocasiones. Allí se presentan modelos nuevos y he tenido la oportunidad de rodar con muchas máquinas muy diferentes

No deja de asombrarme como el reducido número de clientes que montamos en motos grandes (algo para lo que necesites el carnet A) cada vez pide más potencia

Pero no nos olvidemos que somos capaces de rodar con máquinas de potencia extrema gracias a la electrónica

Marcas como Ducati o KTM se están tirando al barro y nos están regalando motos que sobrepasan los 150 cv de potencia. Si lo piensas bien, 150 cv en una rueda y un peso que ronda los 200 kg es una locura

Y tenemos que ser honestos, no sabemos controlar tanta potencia. Nos iríamos al suelo en cada acelerón de no ser por la electrónica. Control de tracción, anti wheelie, ABS y un largo etcétera de innovaciones que nos hacen mantenernos sobre la burra

Ducati Multistrada

Uno de los momentos de inflexión en mi vida fue cuando fui contratado como transportador de motos entre 2015 y 2016

Básicamente soy más rápido y barato que el camión así que en un año realicé tres viajes entre Marbella y Zurich siempre con la Multistrada. Un monstruo de dos ruedas y un motor infinito

Una de las Ducati Multistrada 1200 cc con las que viajé a Suiza

La comodidad de una maxi trail en asfalto es indudable. Siempre me gustó más la larga distancia que la velocidad, así que estoy acostumbrado a las motos ruteras. Sin embargo, nunca había viajado en una moto de estas características

El nivel de comfort y deportividad vienen a partes iguales y fue una aventura demoledora. Pero me llevé una conclusión con respecto a la potencia: Es demasiada… aunque he de reconocer que eso me gustó

La aceleración de 0 a 100 impresiona. Notas como la máquina empuja y te lanza a altas velocidades sin esfuerzo aparente y un sonido precioso. Pero la aceleración de 100 a 200 km/h es sencillamente brutal

En los adelantamientos tenía que tener más cuidado de los coches a los que me acercaba por detrás que de aquellos que venían detrás mía. Una mala bestia

ST. Gotthard

El puerto de San Gotardo, St. Gotthard, en los Alpes Suizos es atravesado por el túnel más largo del mundo. Varios kilómetros de oscuridad en una autopista que pasa por el centro de la montaña

“¡Una mierda! Yo me voy por la montaña a hacer curvas como un loco y a disfrutar de la moto” Me dije y aceleré. Una de las mejores rutas que he hecho en mi vida

Allí es normal encontrar semáforos en los túneles para los tramos donde no cabe más de un vehículo. Así pues hay que esperar unos veinte minutos mientras pasan los demás. Las motos, como siempre, pasamos del atasco y nos reunimos todas al principio

Para cuando vino la luz verde había cuatro BMW GS 1200, una Honda CBR 1000 y yo con mi Multistrada. Cinco malas bestias y carretera de montaña libre de tráfico… ¡Vaya pasada!

Salimos todos a saco, y aunque respetábamos las normas de seguridad, íbamos en modo carrera. Tengo el orgullo de decir que no quedé el último… aunque tampoco fui capaz de hacer mucho más con una moto que realmente no conocía

Y en una curva, entré colado… frené de golpe, corregí la posición, la rueda delantera derrapó mientras la trasera iba loca… y se encendieron luces en el cuadro, la moto reaccionó sola… yo miraba la pared de roca contra la que iba a chocar… y la electrónica me sacó de allí sin problema alguno

La potencia es demasiada, no es inteligente ir en máquinas con tanto poder… hay que ser muy experimentado… es una cosa de locos…

…pero nos encanta!

See you on the Road!